Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

15% DESCUENTO EN LA COMPRA DE DOS ARTÍCULOS: 2HAPPY

ENVÍO Y PRIMER CAMBIO GRATIS

El Algarve; puro sabor a mar

El Algarve; puro sabor a mar

Hay muchos lugares bonitos para pasar el verano en Portugal, y uno de ellos es, sin duda, el Algarve. El recorrido que os proponemos para visitar esta parte del sur de Portugal sería entrando por carretera desde Andalucía, cruzando el Puente Internacional del Guadiana. Este viaje lo podéis encadenar después de unos días en Sevilla, Cadiz o Huelva. 

Sin duda, el Algarve tiene muchas cosas bonitas, entre las que destacan sus playas y acantilados libres de construcciones en primera línea de playa. Pero también llaman la atención sus castillos y pueblos de origen árabe que conservan reminiscencias de fenicios y cartagineses, romanos y de los visigodos, que encontraron en este lugar del sur de Portugal un lugar donde ubicarse.

El Algarve es el clásico destino que nos encanta porque, por la mañana se puede aprovechar para disfrutar de playas espectaculares, como las de Ponta da Piedade, Praia da Marinha, Praia das Cabanas Velhas, Praia dos Tres Irmãos y la cueva de Algar de Benagil y por la tarde, se pueden hacer visitas a pueblos con mucho encanto. Algunos que nos gustan mucho y sobre los que os contaremos a continuación son Tavira, Olhão, Faro, Silves y Sagres-Cabo de San Vicente.

Empezamos por Tavira; un pueblo en el que se sitúan sobre su colina, el castillo y la iglesia. Desde ahí descienden sus calles blancas, llenas de brillo y vida, hasta las puertas medievales y el puente romano de siete arcos. Si sois unos apasionados de la naturaleza y os gusta el avistamiento de aves, sin lugar a dudas, aprovechad y visitar el Parque Natural da Ria Formosa. Si queréis comer en Tavira, os recomendamos ir a Come na Gaveta y pedir sin dudarlo la tempura de pulpo, los tacos de atún y el risotto de trufa y setas. Os van a encantar. 

Por otro lado, tenemos Faro, un imprescindible para visitar en esas tardes-noches después de un día de playa. Faro es la capital del Algarve, y el hecho de que el puerto de pescadores de Olhão esté tan cerca, hace que no solo sea una delicia pasear por sus calles empedradas, sino también disfrutar de sus mariscos y pescados en algunos restaurantes que, aunque algunos puedan ser sencillos, tienen una comida exquisita. ¡Puro sabor a mar! Os recomendamos algunos lugares como Tertulia Algarvia donde podéis probar especialidades locales como el guiso con pulpo cataplana, los filetes de caballa con especias mediterráneas o su variedad de moluscos de la Ría Formosa. También tenéis la terraza de Cidade Velha, un lugar muy agradable para cenar por la noche cuando el calor baja.

Por último, acercándonos a la parte más occidental del Algarve, encontramos la ciudad de Lagos, otra de nuestras ciudades favoritas para visitar. Tuvo un importante papel en la llamada Era de los Descubrimientos portugueses, ya que desde ahí zarparon muchas naves con ansias de conocer mundo. En Lagos podéis pasear por la Rua Silva Lopes y encontrar multitud de tiendas y restaurantes donde disfrutar de buena comida y del alegre ambiente que caracteriza esa calle. Si queréis comer en Lagos tenéis muchísimas opciones. Avenida Restaurante es muy recomendado por la guía Michelin de Portugal, también el restaurante dos artistas destaca por su excelente calidad precio. Pero no os entretengáis mucho, estando en el Algarve no podéis dejar de reservaros una tarde para ver la puesta de sol desde el Cabo de San Vicente, la punta más sudoccidental de Europa, Acercaros al faro y sentir la inmensidad y el viento desde la parte alta de esos acantilados, una experiencia única. 

Cuando vayáis, escribidnos contándonos qué os pareció todo y etiquetad en vuestras mejores fotos a @catalinas.mx ¡Buen viaje!