Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

15% DESCUENTO EN LA COMPRA DE DOS ARTÍCULOS: 2HAPPY

ENVÍO Y PRIMER CAMBIO GRATIS

La Costa Azul; no te la pierdas

La Costa Azul; no te la pierdas

Estando nuestra esencia en el Mediterraneo, sería un error no hablar de una de sus costas más bonitas: La Costa Azul. Esta parte del sureste de Francia fue bautizada así por el escritor Stéphen Liégeard. Aquí encontraremos playas impresionantes con agua color turquesa que crean un extraordinario contraste con los acantilados que las rodean. Esta costa goza de buen clima durante todo el año, lo que la convierte en un destino ideal para cualquier temporada.    


Para empezar, no podemos dejar de visitar su capital, Niza. Esta ciudad es un crisol de culturas con un espíritu muy cosmopolita. Os recomendamos que comencéis vuestra visita por su paseo marítimo, el Promenade des Anglais. Después, pasad por la Plaza Massena antes de perderos por las callejuelas de la Vieja Niza. No dejéis de visitar el Musée Matisse ni el Museo Marc-Chagal. A continuación, subid a la Colina del Castillo, donde podréis disfrutar de hermosas vistas de la ciudad y acercaros a Villa Ephrussi de Rothschild, donde os quedaréis impresionados con la visita a sus jardines. Si queréis comer en Niza, como siempre, os podemos recomendar varios restaurantes: Angelo Terra d´Italia, La Cucina Nice, Le Millésime, L´Alchimie Restaurant o Primo Amore by Papagallo son algunos de ellos. 

Seguid vuestro recorrido yendo a Grasse, una villa medieval a menos de una hora de Niza y que es conocida por ser la Capital Mundial del Perfume desde el siglo XVIII. Aún, en nuestros días, se conservan tres grandes casas que históricamente se han dedicado a la producción de perfumes: Galimard, Molinard y Fragonard. En cada una de ellas se organizan visitas donde se muestra el proceso de fabricación del perfume, además de contar con salas de exposición, tiendas y cafés. Como curiosidad, aquí fue donde se adaptó al cine la novela “El Perfume” en 2006. 

¡Seguimos nuestro roadtrip rumbo a Cannes! El glamour de esta ciudad comenzó a finales del siglo XIX, cuando aristócratas europeos decidieron establecer su residencia para la temporada invernal en el barrio Le Suquet. De esta forma la ciudad fue desarrollando fama y popularidad que se hizo incontenible en 1939 al convertirse en la sede de uno de los más importantes festivales de cine que reúne cada año a la alta sociedad del mundo del espectáculo. Si venís con hambre ese día os recomendamos los siguientes restaurantes: Aux Bons Enfants, regentado por la misma familia desde 1935. Ahí es son muy conocidos el risotto cremoso, la costilla de ternera Angus y el bacalao con salsa nizarda. También os recomendamos Bobo Bistro, que deriva de la abreviatura "bourgeois bohème" es decir; burgués bohemio donde destaca su fusión de platos franceses e italianos. Por último tenéis también la opción de Bistrot Gourmand, uno de sus platos estrella es la bullabesa de pescado fresco, también los buñuelos de flores de calabacín con ricota y albahaca en salsa picante, el tartar de ternera charolesa o la panna cotta de lavanda y virutas de chocolate blanco. Delicioso todo. 

Ahí en Cannes, daros una vuelta por Promenade de la Croisette, en esta avenida junto al mar se sitúan imponentes hoteles de lujo, tiendas de famosos diseñadores, joyerías para multimillonarios y también el teatro que la ha hecho conocida alrededor del mundo. Si os queréis quedar a pasar la noche en Cannes os recomendamos el Hotel Belle Plage en el barrio de Suquet. Este hotel ha sido reformado por Raphael Navot y os va a encantar. Ya que estáis en uno de los lugares más chic de la Riviera Francesa ir a cenar a La Palme D´Or o La Table du Chef, muy recomendables también. 

Al día siguiente arrancar el coche, seguimos por carretera. Muy cerca de Cannes tenemos Antibes, un lugar con todo el encanto provenzal, el mayor puerto deportivo de Europa, donde encontrareis un museo dedicado a Picasso, único en el mundo y una de las playas más bonitas de este viaje, la playa de la Gravette. 

Continuando con nuestro recorrido, os sugerimos visitar las  Islas Lérins. Son un grupo de cinco islas, de las cuales solo dos están habitadas: la Isla Santa Margarita y la San Honorato. En la primera encontraréis su antigua prisión donde dicen que estuvo preso el famoso hombre de la máscara de hierro y en la segunda, podéis visitar su magnífica abadía cistercience del siglo XII mientras disfrutáis de un fabuloso vino al atardecer. 

Por último en nuestras recomendaciones para este viaje no dejéis de visitar la perla de la Costa Azul; Saint Tropez. Ahí tenéis varios lugares para alojaros y con mucho encanto, difícil decidir cual es el mejor. Echar un vistazo a La Bastide de Saint Tropez, Hôtel de Paris, Pan de Palais, Cheval Blanc o el Hotel la Mandala. 

Una vez os hayáis instalado, salir a pasear por su puerto deportivo, alucinar callejeando y viendo las fachadas de colores de sus edificios, muy parecidas a la de la vecina Italia o subir a la Ciudadela para tener unas vistas fabulosas de la ciudad. Si os quedáis con ganas de playa, podéis ir sin falta a otra de las mejores, la playa de  Pampelonne. 

Cuando os entre el apetito y queráis disfrutar de la gastronomía en Saint Tropez os recomendamos visitar el Beefbar Saint Tropez Lou Pinet donde disfrutareis de buenas carnes y aperitivos sin mucha ostentación. Le Patio, que tiene una estrella Michelin y os gustará también el Restaurant de la Ponche que está en un entorno increíble con vistas a la bahía. 

Cuando vayáis, escribirnos contándonos qué os pareció todo y etiquetad en vuestras mejores fotos a @catalinas.mx ¡Buen viaje!